POLÍTICA DE CALIDAD

1. EL PROPIETARIO tiene la absoluta responsabilidad por la calidad de los productos admitiendo la devolución de los mismos cuando éstos sean defectuosos o no lleguen al CONTRATANTE en correcto estado. EL PROPIETARIO se hará cargo, en este caso, de los gastos ocasionados como consecuencia de tal devolución siempre que el CONTRATANTE comunique este hecho, en el plazo de 24 horas contados desde la fecha de entrega y el producto no haya sido alterado en ningún caso. EL PROPIETARIO queda exento de toda responsabilidad en relación con las posibles roturas o defectos del producto producidos después de la entrega del mismo. El CONTRATANTE, antes de firmar la entrega del pedido deberá asegurarse que el embalaje llegue en perfecto estado, sin golpes ni ningún tipo de deterioro. Es obligación del CONTRATANTE rechazar el pedido si el embalaje está dañado o deteriorado, o si decide quedárselos por lo menos tendrá que dejar constancia en el albarán del transportista.

En todo caso, la responsabilidad de EL PROPIETARIO si incumple lo señalado en este acuerdo según los términos de las presentes condiciones generales se limitará al cambio del producto o a la devolución del importe que, en su caso hubiese podido abonar el CONTRATANTE y siempre previa devolución por parte del CONTRATANTE del producto en cuestión.

2. Defectos de calidad.- EL PROPIETARIO garantiza, de acuerdo con las siguientes disposiciones, que todos los artículos suministrados carecen de defectos de calidad en el momento en que se transmite el riesgo.

EL PROPIETARIO subsanará los defectos de calidad en un período razonable de tiempo (cumplimiento posterior), bien eliminando el defecto (reparación) o bien entregando artículos que carezcan de defectos (entrega de sustitución).  En caso de que el cumplimiento posterior no surta los efectos deseados o que no sea aceptable para el CONTRATANTE o sea rechazado por el PROPIETARIO (o allí donde quede justificado por cualquier otro motivo, tras atender a los intereses de ambas partes), el CONTRATANTE tendrá derecho, sin restricciones, a los derechos jurídicos a rescindir el contrato y al reembolso de gastos.

EL PROPIETARIO dejará de ser responsable si el CONTRATANTE modifica los artículos por sí solo o si los manda modificar a un tercero sin obtener el consentimiento del PROPIETARIO, a menos que el CONTRATANTE demuestre que los defectos de calidad en cuestión no se deben, total o parcialmente, a tal modificación y que esta no dificulta aún más el rendimiento posterior.

EL PROPIETARIO no es responsable de los defectos de calidad provocados por el desgaste normal, impactos externos o uso indebido.